Etiquetas

, , , , ,

 Para empezar creo que algo imprescindible es apuntar-se o acordarse de qué es exactamente lo que te pide que hagas el profesor a lo largo de ésa semana, tener una agenda para el piano es de gran utilidad para llevar saber qué debes hacer.

En el caso de los más pequeños el profesor/a debe ser el responsable de ésta agenda y explicar detalladamente en ella que quiere que practique el niño ésa semana de manera que siempre pueda consultarlo tanto él como sus padres.

En cuanto a método de estudio éste dependerá de muchos factores y siempre hay que hacer caso a lo que te recomiendo el profesor, pero creo que podemos nombrar algunos puntos universales.

  • Calentar con ejercicios o un estudio que ya conozcamos, en el calentamiento lo más importante es fijarnos en nuestras manos, nuestra posición corporal y la técnica para mejorarla. También es un buen momento para practicar la lectura a vista.
  • Organizarnos según el tiempo disponible: Si sólo disponemos de media hora para practicar ése día y tenemos muchas piezas, es recomendable no caer en usar la media hora en tocar todo el repertorio una sola vez, sino ir directamente a el fragmento nuevo que debemos estudiar semana o los puntos a mejorar de una pieza que estamos trabajando. De ése modo el estudio será más eficaz, y si otro día tenemos media hora más estudiaremos a fondo otra obra. Así cuando llegue la fecha de la clase habremos trabajado bien algunas obras, en cambio si los dos días solo pasamos el repertorio sin detenernos a realmente estudiar las dificultades, las obras estarán prácticamente igual para la siguiente clase.
  • Ser nuestro mejor profesor: Intentar ver más allá de lo que tenemos que tocar en ése momento. Dedicar un momento a ver la estructura de la pieza, si ésta tiene repeticiones de los temas y marcar directamente los más difíciles o los pasajes que nos resultan más complicados nos hará estudiar más eficazmente, pues si un tema está repetido ya no lo estudiaremos otra vez, y si una sección está marcada como difícil, los días que dispongamos de poco tiempo iremos directamente a aquélla sección.
  • Los pasajes difíciles: Son los más aburridos o pesados de estudiar, pero habitualmente, con diez minutos reales de estudio están prácticamente solucionados. Os propongo en estos casos poneros con el móvil el cronómetro y decidir que ése tiempo lo vamos a dedicar a solucionar ése pasaje. Veréis cómo bien concentrados 10 minutos dan para mucho y el pasaje deja de ser tan difícil.
  • Calidad de estudio: Hay momentos en los que uno no está de humor para estudiar seriamente y toca las piezas como estén sin prestarles mucha atención. Éste gesto puede ser muy perjudicial para las obras que no salen bien todavía, pues los pequeños errores también se integran y luego son más difíciles de solucionar. Es muy importante la calidad del estudio des de un principio hasta que tengamos la obra bien asimilada con todas las notas y ritmos correctos e incluso las dinámicas y articulaciones. Si ya llevamos mucho tiempo estudiando y vemos que no nos concentramos, pasemos a otras obras de entretenimiento o dejemos el estudio para otro momento.
Anuncios