Etiquetas

, , , , , , ,

18436684

Si siempre te ha gustado el piano y ahora quieres empezar, o quieres que tus hijos aprendan a tocarlo, aquí tienes unos consejos que te pueden ayudar.

El Instrumento

Para empezar a estudiar piano, lo ideal es tener un piano acústico o acceso a uno. En el caso de no ser así, lo cual es lo más frecuente, un teclado será suficiente para empezar. Hay muchos tipos de teclado, así que para elegir debemos buscar uno con dureza en las teclas, es decir, que éstas opongan resistencia al bajarlas, y que el teclado sea lo más grande posible (máximo número de notas).

Las clases

Una clase se debe adecuar a la edad, nivel y objetivo del estudiante.

Para empezar, la duración de una clase dependerá sobretodo de la edad.

Los niños pequeños, de 3 años a 7 o 8 años tendrán suficiente con una clase de media hora a la semana. En el caso de que el niño tenga 9 o 10 años pero sea su primer o segundo curso, puede hacer también sólo media hora. Una vez superado esto, lo más recomendable es subir el tiempo a 45-50 minutos, y cuando ya se llega a un nivel más avanzado o el niño es mayor de 12 años puede hacer hasta una hora semanal.

En el caso de los adolescentes y adultos la cuestión de los horarios es más una decisión personal. El tiempo de clase en éste caso será de 45 minutos a una hora a la semana. No es muy recomendable hacer clases que sobrepasen la hora porqué la concentración desciende mucho a pasado éste tiempo.

En cuanto al nivel y al objetivo, es muy importante hablar con el profesor para que sepa cuál es nuestro nivel de partida y nuestros objetivos, y así a la vez, éste nos explique cuál es el procedimiento y el método de estudio que cree idóneo para nosotros o para nuestros hijos.

Dónde estudiar

En todo aprendizaje el papel del profesor es muy importante, pero en el caso de la música lo es todavía más. En las clases de instrumento, el alumno está sólo con el profesor y por lo tanto la relación con él es clave para el aprendizaje. Con esto quiero decir que, es más importante encontrar un profesor con el que nos sintamos bien, con quien creamos que aprendemos, o que nuestros hijos aprenden, que el centro docente en sí.

Si tenéis alguna duda escribidme y os responderé con mucho gusto,

Alexandra Galiana

Anuncios